Veintiuno // Año Seis

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

Estaba pensando hoy que probablemente esta sea de las últimas cartas que te escribo, no porque ya no desee hacerlo, sino porque ya has crecido bastante y apeló a que tu memoria sea mejor que la mía, y recuerdes todo lo que vivamos a partir de ya.

El día de tu cumpleaños está por acabar, pero sabes que, aunque lo haga tarde, vendré a dejarte estas memorias. Ya sabes leer, ya sabes contar, sumar. Tal vez en unos años más, comiences a leer lo que he escrito para ti, pero te aconsejo que lo releas cada que puedas, tal vez haya un significado nuevo cada que me visites aquí.

Bien, hay muchas cosas qué decir sobre ti. Has crecido mucho y este verano entras a la escuela primaria. No te imaginas cuanto he gozado este viaje con ustedes a mi lado. No me arrepiento de nada, salvo de no poder pasar más tiempo contigo.

Mi corazón palpita fuerte cuando te veo jugar con tu hermano, con tu mamá. Te veo feliz, te veo despierto, listo, inteligente. Hoy alguien me dijo que te veía feliz; se refleja en tu rostro. También me dijeron que cuando crezcas me dirás lo feliz que fue tu infancia, y de verdad espero eso.

Siguen siendo tiempos difíciles. Algún día entenderás lo que vivimos en el país, en el estado, en la ciudad. Que no todos pensarán como tú, que te juzgarán sin conocerte, que hablarán de ti. Tu idea de ser policía no te ha abandonado. Va a parecer promesa en lecho de muerto, pero no, solo quiero que me prometas que siempre vas a buscar el bien para los demás. Ser policía en estos días no es un trabajo valorado por las personas. No dejes de perseguir lo que quieres.

Siempre ten en mente una cosa: ama a tu familia. Siempre estarán ahí. Disfrútala, gózala, abrázala, búscala. La mejor aventura en esta vida es ver crecer a la familia, es verla feliz y sana. También recuerda que hay familia de sangre y la familia que elegimos, y deseo con todo mi ser que elijas sabiamente.

Para esta hora ya estás dormido. Luego de comer pastel con tus primos, abrazar a la familia y hasta bailar en Xbox. Yo, pensando que probablemente este año, finalmente tengamos un lugar para llamar hogar y no volver a buscar en otro lado. Crece mucho, crece alto y llega lejos. Te amo, que nunca se te olvide.

Con todo mi cariño,

Tu Papá



Comentarios

Entradas populares